Kitur Madrid, Concesionario Oficial Kia en Madrid y Majadahonda

Noticias

5 CONSEJOS PARA UNA CONDUCCIÓN SEGURA DURANTE EL INVIERNO

5 CONSEJOS PARA UNA CONDUCCIÓN SEGURA DURANTE EL INVIERNO

Es cierto que, en esta época del año, conducir, en ocasiones, se convierte en una misión verdaderamente complicada y arriesgada.

 

Pero, ¡tienes que saber superar estas situaciones! No te dejes impresionar por la lluvia, la nieve o la niebla. Te dejamos algunos consejos que consideramos pueden ser de gran utilidad para cualquier conductor.

 

SEGURIDAD AL VOLANTE EN INVIERNO
 

Lo principal para asegurar la conducción, sea la época del año que sea, es hacer una correcta revisión del coche, comprobar los niveles de los líquidos, el estado de los neumáticos, del limpiaparabrisas, las luces, etc. De forma que, si hay ciertas inclemencias meteorológicas, nos resulte mucho más fácil seguir nuestro trayecto con la mayor normalidad posible.

 

A continuación, te dejamos algunos consejos que puedes seguir si quieres tener una conducción segura:

 

Aumenta la distancia de seguridad por encima de lo normal. Si normalmente, hacemos hincapié en la necesidad de mantener una distancia de seguridad adecuada, en caso de inclemencias propias del invierno, aún más. La distancia de frenada aumenta y necesitas mayor espacio para que ésta se haga efectiva.
De esta forma, evitarás también el agua que evacúan los vehículos delanteros a través de sus neumáticos y que te hacen perder visibilidad.

 

¿Llueve? Evita las zonas que veas inundadas. Si observas que una parte de la carretera ha acumulado más agua de lo normal, evítala y así reducirás las posibilidades de aquaplanning. Si no puedes cambiar de carril a tiempo y tu coche entra en este efecto: no pises el pedal del freno, levanta el pie del acelerador y sostén el volante con fuerza.
 

¿Niebla? No te preocupes ante la falta de visibilidad. Este elemento, es uno de los más molestos que pueden ocurrirnos en la carretera, ya que la mayoría de las veces, nos hace sentir muy tensos al volante ante una falta de visibilidad casi absoluta. Por ello, en este caso es recomendable reducir la velocidad sin frenar de manera brusca y conducir teniendo como guía las líneas de la carretera. En cuanto sientas la dificultad de visión, enciende las luces antiniebla.

¿Fuertes vientos? Sostén firmemente el volante. Si sientes que el viento golpea tu coche con violencia, ponte alerta: sujeta de manera firme el volante con ambas manos, sobre todo en caso de adelantamiento. ¡Cuidado si adelantas a vehículos de gran tamaño! En este caso, recibirás una oleada de viento más agresiva y repentina.
Si llevas el motor un poco más revolucionado de lo aconsejable, será más seguro, ya que el coche tendrá más fuerza por lo que no sentirás tanto el efecto del viento.

 

¿Nieva? Lleva cadenas. Si vives en una zona donde la nieve es asidua, deberás tener previsto en todo momento la posibilidad de tener que ponerle cadenas a los neumáticos de tu coche para circular con mayor seguridad, así que en invierno, llévalas siempre en el maletero.

 

Además, es bueno que lleves un rascador de hielo para que siempre puedas contar con plena visibilidad y el hielo en los cristales no suponga un problema.
Por cierto, si se prevé que nevará en cantidad, aparca dejando los limpiaparabrisas levantados, para no encontrarlos rotos a causa del peso de la lluvia y con la primera marcha introducida, en lugar del freno de mano.

 

Un último consejo, ya sabemos que hace un frío espeluznante y que prefieres subir en el coche “forrado” de ropa, en lugar de aguantar un poco y hacer uso de la calefacción de tu coche. Pero ¡cuidado! es recomendable que hagas lo segundo y esperes a que tu coche adquiera la temperatura ideal, ya que si optas por enfundarte en numerosas capas de ropa o en abrigos muy abultados, la agilidad al volante no será la misma en caso de emergencia y, tu cinturón, no hará su función al 100% debido a no ir totalmente ajustado al cuerpo.

 

Lo fundamental, sean cuál sean las condiciones meteorológicas o de la carretera, es conducir con máxima prudencia y, por supuesto, saber cómo reaccionar si en medio de nuestro trayecto, se desata un temporal de estas características.

 

Sigue estos consejos y ¡disfruta de la Navidad como mereces!